Adulto, Comportamiento, General, Salud, Tú y tu mascota

¿QUÉ DEBO HACER SI MI GATO HA LLEGADO A LA VEJEZ?

A partir de los ocho años, que es cuando han alcanzado su etapa senior, comenzarán a experimentar ciertos cambios en su comportamiento y en su fisiología.

Los gatos de interior suelen ser bastante longevos, su expectativa de vida se aproxima a los 17 o 20 años. A partir de los ocho años, que es cuando han alcanzado su etapa senior, comenzarán a experimentar ciertos cambios en su comportamiento y en su fisiología. En esta nueva fase de su vida debemos estar pendientes de que su calidad de vida sea la mejor y que su autoestima y estado de ánimo no vayan a decaer. Aquí te dejamos unos consejos:

Adaptar su capacidad física: La disminución de su actividad es el cambio más evidente, pues ahora estarán mucho más tiempo durmiendo. La disposición de su cama y sus juguetes deben ser adaptadas teniendo en cuenta que el gato ya no tendrá la misma capacidad para saltar, por ejemplo, su cama ahora deberá estar a nivel del suelo. Igualmente, podemos ayudarlos incentivando al juego y a que se muevan de vez en cuando.

La dieta: En relación con el punto anterior, al estar menos activos la alimentación también deberá adaptarse. Es muy probable que tu gato aumente de peso, pero debes estar muy pendiente de que no llegue a niveles cercanos a la obesidad, así que darle la comida especializada para la vejez es muy importante.

La higiene: Seguramente has notado que un gato se asea a sí mismo constantemente, pero cada vez se limpiará menos a medida que llega a la vejez. Así que tendrás que ayudarle con su higiene, ya que para ellos es muy importante el estar aseados y esto está directamente relacionado con su estado de ánimo. Puedes cepillarlo para que no se formen nudos en su pelaje y así lo ayudarás a sentirse mejor.

Cambios fisiológicos: cuando un gato envejece es común que vayan apareciendo diferentes enfermedades relacionadas con el deterioro de su salud. Pueden aparecer dolores e inflamación en sus articulaciones y por esto el gato querrá moverse menos. En la edad más avanzada podrán tener problemas relacionados con sus dientes, como la pérdida de alguno de ellos o la gingivitis. Para esto debes aumentar la frecuencia de consultas con el veterinario para que este te aconseje lo mejor para él.

No hay que olvidar que, al igual que los humanos, el comportamiento y estilo de vida cambia en la vejez, así que debemos ser muy comprensivos y ayudarles en todo momento. La mejor manera de mantener a tu gato feliz es quererlo, dedicarle el mayor tiempo que puedas y hacerle la mayor cantidad de mimos.