Adulto, Desparasitación, Gato, Salud, Tú y tu mascota

Consejos para un gato feliz en verano

El verano es una época maravillosa por muchas razones, pero sin duda el calor no es una de ellas ni para nosotros ni para nuestras mascotas, a menos que ambos sepamos cómo llevarlo lo mejor posible. Por eso, en anteriores artículos os dábamos las claves para que un perro se mantenga feliz en verano . Ahora, ¡es el turno de los felinos!

1.- No olvides el agua fresca

Asegúrate de que tu gato no pasa demasiado tiempo solo: en verano, necesita más vigilancia de la habitual para mantenerse cuidado e hidratado

Ya de por sí, muchas veces habrás notado que a tu gato le atraen las cosas fresquitas, pero esta sensación se acrecienta en verano, por lo que es muy importante que cada día le cambiemos el agua y nos aseguremos de que esté siempre lo más fresca posible y, por supuesto, alejada del sol. Introducir un cubito de hielo u optar por la compra de una fuente que renueve constantemente el agua pueden ser dos buenas opciones para que tu gato se mantenga correctamente hidratado en verano.

2.-Mantén la casa ventilada

De la misma forma que tú necesitas que tu hogar se mantenga ventilado (si es que es eso posible) en verano, tu gato también. Por ello, procura que siempre haya corrientes de aire en casa y, en caso de no ser posible, intenta que el aire del ventilador también esté al alcance de tu mascota. Si es necesario, puedes incluso colocar unas botellas de agua congelada delante del aparato para que el aire resulte todavía más frío.

3.-Se acabó el sol en las horas punta

Ya te lo dice tu dermatólogo y ahora vas a tener que ser tú quien se lo diga a tu gato: ¡Nada de tomar el sol en las horas de mayor radiación! Sabemos que es algo que les encanta a los gatos, pero hemos de tratar de evitar que lo hagan en las horas en las que el sol pega más fuerte, pues como nosotros, podrían sufrir un golpe de calor. Por ello, búscale una buena sombrita en casa (puede ser en el suelo, pues siempre van a agradecer una buena baldosa fresquita) para que pueda dormitar en las horas de más calor.

4.-Un buen chequeo veterinario

Como bien sabes, el verano es una época en la que los parásitos tanto externos como internos acechan a tu gato aun más de lo normal. Es por eso que siempre recomendamos una visita al veterinario para que pueda proporcionarte un antiparasitario que le trate con respeto tanto por dentro como por fuera. ¡Y no olvides llevar en regla su cartilla de vacunas !

5.-Y si te vas de vacaciones…

Siempre tendemos a pensar que el hecho de que los gatos sean más independientes que los perros nos permite tener más libertad a la hora de ausentarnos de casa. Y eso es cierto, hasta un punto: En verano, los gatos necesitan tantos cuidados diarios como los perros. Agua fresca (e incluso comida fresquita), alejarles del sol o asegurarse de cepillarles correctamente para eliminar su exceso de pelaje son tareas que hay que hacer con frecuencia y por ello necesitaremos que nuestro gato no se quede solo en casa ni siquiera ese típico fin de semana en el que piensas irte a la playa. Si te marchas, contacta con alguna persona que pueda pasarse diariamente a ver cómo está tu gato y explícale cómo llevar a cabo sus cuidados de verano. Si no tienes esa opción, siempre existen los llamados cat-sitters que podrán ayudarte.

Y ahora, ¿estáis tu gatito y tú preparados para un verano feliz?