Adulto, Desparasitación, Gato, higiene, Salud, Tú y tu mascota

LOS PARÁSITOS INTERNOS Y EXTERNOS MÁS FRECUENTES EN GATOS

Como ya hemos explicado sobre los perros, una base fundamental de la buena salud de tu gato es mantenerlo protegido contra los parásitos, tanto internos como externos. Es importante que durante todo el año, aunque tu gato no salga, tenga una protección adecuada, ya que no solo afectan su salud sino también la de toda la familia. Por eso es importante que conozcas cuáles son los parásitos más habituales que pueden afectarle.

Es importante que durante todo el año, aunque tu gato no salga, tenga una protección adecuada, ya que los parásitos no solo afectan su salud sino también la de toda la familia.

PARÁSITOS EXTERNOS

Son aquellos que se encuentran en el pelo y la piel. Causan picor y chupan la sangre de tu gato. Entre los más frecuentes están las pulgas que, si no se eliminan rápidamente, pueden poner huevos y con el tiempo aparecerán sus larvas. Además están las garrapatas, los piojos y los ácaros del oído. Puedes leer detalladamente sobre cada uno de estos en nuestro artículo sobre parásitos más frecuentes en perros

PARÁSITOS INTERNOS

Son aquellos que viven en los órganos del gato, como los intestinos o los pulmones. Algunos de los más comunes son los siguientes:

Ascaridos: Estos son los más abundantes y están extendidos por todo el mundo. Generalmente pasan su vida adulta en el intestino del animal, pero también puede migrar a los pulmones y otros tejidos. Son muy habituales en perros y gatos de corta edad y pueden transmitirse a la personas, especialmente a los niños. Sus lesiones pueden ser leves o llegar incluso a ser muy graves.

Tenias: Son bastante habituales y pueden transmitirse a las personas. Los gatos pueden resultar infectados por comer carne cruda, cazar roedores o ingerir pulgas durante el acicalamiento.

Anquilostomas: Estos viven en el intestino del animal, donde se alimentan de su sangre. El gato puede infectarse a través de la leche materna, a partir del suelo o de pelaje contaminado ya que puede atravesar la piel.

Gusano del corazón y vermes pulmonares: Estos provocan lesiones en los vasos sanguíneos del corazón y los pulmones cuando migran por el cuerpo. En algunos casos el gato puede no presentar síntomas, pero también pueden manifestar toda una serie de síntomas relacionados con disfunciones pulmonares, cardiacas, hepáticas o renales según qué tan avanzada esté la infección.

Elige un producto mensual que proteja a tu gato contra parásitos externos e internos con una fácil aplicación, cómoda y respetuosa. ¡Pide más información a tu veterinario sobre un producto con la dosis adecuada de respeto!