Adulto, Comportamiento, General, Perro, Puppy, Salud, Tú y tu mascota

LA OBESIDAD EN PERROS EN ÉPOCA DE CONFINAMIENTO

Desde que inició del estado de alarma, los dueños de perros han tenido que reducir la duración de los paseos solo para atender las necesidades fisiológicas del animal y esto ha afectado directamente su estilo de vida. Esto ha hecho que crezca la preocupación por el riesgo de padecer obesidad o sobrepeso. Tanto en humanos como en perros, parece que no se le da la importancia debida a esta enfermedad, pero esta tiene graves consecuencias para la salud siendo una de ellas, y la más preocupante, la reducción de la expectativa de vida.

Por eso es muy importante prevenirla ajustando la alimentación de tu perro ahora que realiza menor gasto energético. Cada caso se trata de una manera específica, por lo que un seguimiento detallado del veterinario es clave para diseñar un plan de acción y saber cuántas calorías debe ingerir diariamente. Igual de importante es la colaboración del propietario para buscar otras maneras de cumplir con el tiempo necesario de actividad física.

Esta enfermedad puede tener múltiples causas, ya que es la agrupación de varios factores que pueden sumar en el desarrollo de la obesidad: el exceso de calorías, la predisposición genética, el nivel de actividad física y otras razones que no son tan evidentes, pero están muy relacionadas con el estilo de vida de su propietario. Aquí te explicamos algunas.

Una vida más cómoda: A lo largo de estos meses, tu mascota se puede haber acostumbrado a llevar una vida más tranquila y en reposo. Los perros son animales que se adaptan fácilmente y modifican su conducta según el comportamiento de su propietario y, si no se buscan actividades que compensen la cantidad de ejercicio que se realizaba anteriormente, pueden caer en una vida sedentaria. Así que es momento de cambiar las horas que pasas en el sofá por juegos que puedas realizar dentro de casa, esto ayudará a que el perro se mantenga activo y no pierda la costumbre de hacer ejercicio.

Espacios pequeños: Los perros que viven en espacios donde no hay mucha posibilidad de movimiento necesitan aún más hacer ejercicio en el exterior, esto requiere que su dueño haga un esfuerzo adicional por brindarle la oportunidad de hacer paseos largos y, en lo posible, poder correr libremente para gastar toda la energía acumulada.

Dieta inadecuada: Un error muy común que algunos propietarios cometen es dar comida para humanos a su perro. Ahora que pasáis más tiempo juntos, puedes caer en la tentación de premiar a tu mascota con chuches o darle comida con más frecuencia. Es muy probable que esto le cause un exceso de peso ya que la ingesta de calorías será mayor a la energía gastada y los nutrientes no serán los adecuados; alimentos altos en grasa o en azúcar afectan negativamente el control natural de su peso.

La raza: Existen ciertas razas caninas más propensas a tener obesidad y, si eres propietario o te planteas adoptar alguna de estas, debes tener en cuenta que requerirán una atención especial en este aspecto, brindarles una alimentación especial y hacer la actividad física necesaria. El Carlino, por ejemplo, es una raza que no soporta hacer mucho ejercicio debido a su capacidad respiratoria y por esto su alimentación es diferente. Por otro lado, el Labrador, aunque tiene una constitución perfecta para ejercitarse, tiene una tendencia genética a engordar, necesitan al menos una hora de actividad física diaria y una alimentación adecuada. Otras razas propensas a la obesidad son el Bulldog inglés, el Dachshund y el Beagle.

No debemos restar importancia a esta enfermedad por más común y normalizada que la tengamos. La obesidad disminuye la calidad de vida y es la causa de muchas otras enfermedades, problemas en las articulaciones, alteraciones metabólicas o dificultades respiratorias. En especial en esta época es altamente recomendable pesar al perro cada 15 días para controlar su evolución y encontrar nuevos hábitos que puedan aportar a la mejoría de tu salud  y la de tu mascota en este nuevo estilo de vida al que todos nos estamos acostumbrando.

Fuentes: Affinity Petcare ; Animal’s Health