Comportamiento, Gato, Salud, Tú y tu mascota

ANSIEDAD POR SEPARACIÓN EN GATOS

Los gatos son sociales y desarrollan vínculos muy fuertes con sus propietarios. Esto pone en alerta a los amantes de las mascotas debido a la progresiva vuelta a la normalidad que estamos experimentando.

Ya os hablamos hace un tiempo de la ansiedad por separación en perros y, aunque no sea muy común, tampoco los gatos se libran de sufrir este problema. Se ha comprobado que, al contrario de lo que puede pensrse, los gatos son sociales y desarrollan vínculos muy fuertes con sus propietarios. Esto pone en alerta a los propietarios de felinos debido a la progresiva vuelta a la normalidad que estamos experimentando. Después de haber compartido más tiempo con nuestras mascotas en casa, surge la preocupación de lo que pueda suceder cuando el animal vuelva a estar largas horas en soledad.

Un reciente estudio ha determinado que el 13,5 % de los gatos analizados presentaron problemas potenciales durante la ausencia de su propietario. Estos felinos presentaron en su mayoría una conducta destructiva cuando se encontraban solos. También se identificaron comportamientos o estados mentales como:

  • Vocalización excesiva
  • Depresión o apatía
  • Agitación o ansiedad
  • Micción y defecación inapropiada

¿CÓMO PUEDO AYUDAR A MI GATO?

Cuando notes alguno de estos comportamientos, que son signo de ansiedad, debes aplicar diferentes estrategias para ayudar a tu gato a enfrentar la soledad positivamente y controlar sus emociones cuando vayas a salir de casa.

Asociación positiva: Para empezar, puedes asociar positivamente ciertos elementos que usualmente son signo de que vas a salir de casa, por ejemplo, las llaves o tu bolso. Usa alguno de sus juguetes favoritos o incluso un poco de hierba de gato para que sienta curiosidad por estos elementos. Durante el día, puedes simular varias veces que te estás preparando para salir y así normalizar estas acciones, de esta manera puedes disuadir la atención del gato y  disminuir la ansiedad ante esta rutina.

Salidas en falso: De la misma manera, puedes normalizar el hecho de irte de casa saliendo y entrando por la puerta cuantas veces quieras durante el día. Tu gato comenzará a ignorar esta acción cuando vea que sales y entras inmediatamente y que no hay razón para preocuparse porque siempre vas a volver. Aumenta gradualmente el tiempo que pasas fuera, comenzando por un minuto o cinco minutos antes de volver a entrar, así ayudarás al felino a desarrollar una tolerancia y confianza progresivamente.

Esconder juguetes o chuches: Antes de salir de casa, puedes preparar una “búsqueda del tesoro” para que tu gato pueda entretenerse durante el tiempo que no estás en casa. Escoge su juguete favorito o las chuches que más le gusten y escóndelos en lugares de difícil acceso para que sea un reto encontrarlos. Esto también lo ayudará a mantenerse activo y hacer un poco de ejercicio físico.

Como humanos, debemos comprender que superar la ansiedad no es fácil y requiere de mucha paciencia y constancia. Si tu gato sigue haciendo destrozos en casa o teniendo malos comportamientos, no lo castigues, esto le generará más estrés. Premia siempre el buen comportamiento y poco a poco comenzarás a ver los cambios. El afecto y la actitud positiva siempre serán la mejor ayuda para mejorar las conductas de tu mascota.

Fuente: Animal’s Health