Adulto, Comportamiento, Conseperros, Desparasitación, Perro, Tú y tu mascota

AYUDA A TU PERRO EN LA VUELTA A LA RUTINA

Volver a la rutina después de unas vacaciones no solo es difícil para los humanos. Este cambio también afecta a nuestro perro y debemos guiarlo para que no sufra en el proceso. Volver a los horarios de paseo, el tipo de alimentación o el cambio de campo abierto a un pequeño piso puede llegar a ser muy estresante y provocar lo que los humanos llamamos síndrome post-vacacional. Una mezcla de tristeza e irritabilidad que solo se puede solucionar con el tiempo y con paciencia.

DESPUÉS DE UNAS VACACIONES JUNTOS

El mejor premio que le puedes dar a tu perro es la compañía, hacer deporte juntos y reducir el tiempo que está solo en casa.

Si has viajado con tu perro habréis disfrutado de mucho tiempo al aire libre, con más actividad física y con la compañía constante.

Siempre se aconseja que en la medida de lo posible se mantenga la rutina que se lleva en casa durante las vacaciones, es decir, que no se varíen los horarios de las comidas, paseos y momentos de sueño, así la vuelta no será muy agresiva para él. Pero sabemos que mantener estas pautas cuando se viaja es un trabajo difícil, por lo que una segunda opción sería dedicar los últimos días de las vacaciones para realizar esta transición. Si debes volver a tu lugar de trabajo, regresa unos días antes a casa para que esta transición el perro la haga con tu compañía.

Si durante las vacaciones el perro realizó mayor cantidad de actividad física, intenta mantenerla por unos días cuando vuelvas a casa. Así podrás ir reduciéndola progresivamente, sin olvidar que el ejercicio también puede ayudar a controlar la ansiedad.

DESPUÉS DE UNAS VACACIONES EN UNA RESIDENCIA CANINA

Cuando nuestro perro vuelve de una residencia canina o, en otros casos, de estar en casa de algún amigo o familiar, puede parecer decaído o incluso agresivo. La ansiedad por separación es una de las consecuencias de haber estado sin tu compañía durante las vacaciones y para superarla se necesitará ser muy paciente, pues recuperarse exige a tu perro un tiempo de adaptación. Lee nuestro blog sobre este tema para seguir algunos consejos .

En los primeros días tu perro puede haber olvidado dónde debe hacer sus necesidades así que sin reprimendas debes indicarle nuevamente cuál es el lugar correcto. Puede que esto mismo lo tengas que hacer con todas las rutinas que haya desaprendido.

Durante este proceso de adaptación no recurras a regañinas o castigos, siempre es mejor modificar su conducta mediante la educación positiva. El mejor premio que le puedes dar a tu perro es la compañía, hacer deporte juntos y reducir el tiempo que está solo en casa. Unos mimitos pueden ser la cura para el bajón post-vacacional, tanto para ti como para tu perro. Si ves que tu perro no recupera su ánimo tras unas semanas consulta a tu veterinario para hacer un chequeo general.