Comportamiento, Gato, Salud, Tú y tu mascota

¿EL CONFINAMIENTO HA ESTRESADO A TU GATO?

La ansiedad causada por el estrés hace que tu gato desarrolle conductas compulsivas como el lamido excesivo o la contracción de los músculos de la espalda.

Para un gato, predecir lo que va a suceder durante su día es la manera en la que puede vivir con tranquilidad. Los cambios de rutina son su peor pesadilla. Un equilibrio entre momentos de soledad y compañía junto a una cantidad justa de juguetes para entretenerse, forman una vida felina perfecta. Ya se ha demostrado que los gatos pueden sufrir de ansiedad por separación, y el extremo opuesto también resulta ser problemático. Un confinamiento con humanos puede causar mucho estrés además de cambios en su salud y comportamiento.

Durante estos meses de cuarentena algunas personas pudieron enfrentarse a cambios significativos en el comportamiento de su gato. ¿Eres una de ellas? Aquí te dejamos algunos ejemplos para que puedas identificar algunos síntomas del estrés:

Exceso de aseo: La ansiedad causada por el estrés hace que tu gato desarrolle conductas compulsivas como el lamido excesivo o la contracción de los músculos de la espalda. También es posible que comiencen a aparecer cierta fobias y miedos que antes no tenían o ingieran objetos no comestibles.

Agresividad: Antes, cuando llegabas a casa después de un día de trabajo, tu gato te recibía alegre e incluso se acostaba junto a ti en el sofá. Ahora que te tiene todo el día en casa puede que haya decidido pasar su día en una habitación vacía para conseguir un poco de tranquilidad, ya que tu presencia puede irritarle. Dependiendo de su personalidad, cada gato puede manifestar su descontento de varias formas: morder o arañar más de lo normal, erizar el pelo de la espalda o mantener la mirada fija con sus pupilas dilatadas, casi amenazante.

Alteración en la alimentación: Es muy probable que si tu gato está estresado pierda totalmente el apetito, coma compulsivamente o no pueda digerir correctamente la comida y vomite como consecuencia. Es importante que no dejes que tu gato llegue al punto de estar malnutrido, debes consultar con tu veterinario cuál es la mejor solución para mejorar sus hábitos alimenticios.

Aparición de infecciones: Si tu gato está bajo estrés durante un tiempo prolongado, su ambiente hormonal y su sistema inmune se pueden ver afectados gravemente. Esto se manifiesta en problemas cutáneos, urinarios o gastrointestinales. En estos casos siempre se debe acudir a un veterinario que cuide los problemas físicos y planifique un tratamiento emocional paralelamente para así solucionar de raíz estos efectos secundarios.

Nos estamos acercando a una nueva normalidad en nuestra rutina, pero, mientras sigas compartiendo tanto tiempo con tu mascota, puedes seguir algunos de nuestros consejos para enfrentar los días de confinamiento . Una vez hayas podido identificar estas señales de que tu gato no está contento, pide una cita al veterinario para revisar su estado de salud. Y si le sigues viendo como siempre, te recomendamos que igualmente le hagas un chequeo: Es recomendable que, después de este período, puedas verificar que el estado de salud de tu mascota sigue siendo el adecuado.