Adulto, Comportamiento, Conseperros, Gato, General, Perro, Puppy, Salud, Tú y tu mascota

LAS MASCOTAS Y EL APOYO EMOCIONAL

Tú, que tienes mascota, debes de estar apreciando mucho más su compañía ahora que estás en casa y las distracciones exteriores se han disminuido. Constantemente se habla de la manera en la que nos está impactando el distanciamiento social y los efectos negativos que este tiene en nuestra salud física y mental, pero siempre podemos darle la vuelta y afrontar esta situación de manera positiva. Con un ronroneo o un batir de cola tu mascota te puede hacer sentir mejor.

Los animales de compañía tienen los sentidos mucho más desarrollados que nosotros y entre ellos está el de percibir nuestro estado de ánimo. Saben cuándo estamos tristes, agobiados o molestos y gracias a esto pueden reaccionar ante nuestras emociones y darnos tranquilidad. A continuación mencionamos algunos de los muchos beneficios que te aporta tu compañero peludo en esta cuarentena:

Sentimiento de compañía:

Te puedes sentir protegido y más acompañado con una mascota. Aunque no hablen, su lenguaje corporal puede decir muchas cosas. También estimulan el contacto físico y la comunicación, por lo que gracias a ellos no sentirás soledad y podrás encontrar consuelo y motivación con su presencia.

Aumentan el sentimiento de felicidad:

Varios estudios ya han comprobado que los animales de compañía mejoran los niveles de las hormonas asociadas al bienestar. Los perros, al ser animales altamente sociales, pueden sintonizar sus emociones con las nuestras y modular sus propios sentimientos y comportamientos. Esa empatía te será muy útil en los momentos en que sientas que los días se hacen cada vez más largos.

Reducir el estrés:

En tiempos difíciles, tener una mascota reduce el estrés. Su apoyo puede ser similar al que tendríamos de un amigo o un familiar, su presencia nos hace saber que podemos contar con ellos en las buenas y las malas. Esto hace que la hormona relacionada con el estrés, el cortisol, se reduzca considerablemente, al igual que la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Todo esto aporta a un mayor bienestar y sensación de felicidad. Estar preocupados constantemente no es bueno para nuestra salud mental y al tener una mascota podemos reenfocar esta energía en algo positivo como jugar y salir a pasear (con las precauciones necesarias que os comentábamos en este post ). Así realizamos mayor actividad física, que ayuda también a reducir el estrés.

Mantener una rutina:

Una mascota requiere mucha atención y cuidados que nos obligan a mantener una rutina en el día a día. Entre otras cosas, darles de comer, salir a pasear, momentos de juego y aseo, actividades que te obligan a programarte y manejar mejor tu tiempo. Esto impedirá que quieras quedarte todo el día en la cama sin una motivación para levantarte. Sentir que somos responsables de otro ser vivo nos hace sentir útiles y mantiene nuestra mente activa.

Así que te animamos a agradecer a ese amigo de cuatro patas que su ayuda para que logres una mejor calidad de vida. Recuerda siempre tomar una pausa de tu trabajo para llenarlo de caricias y mimos, y así demostrarle ese agradecimiento que sientes y hacerle saber que él también estará siempre acompañado por su mejor amigo humano.